Blog de Alfredo20032

Comentarios, desde la izquierda, de la actualidad política y social, con referencias esporádicas a otros temas más o menos relacionados.




17 julio 2016

Tácticas para la investidura

Los movimientos que se están haciendo para alcanzar acuerdos que permitan la investidura de Mariano Rajoy, recuerdan, de alguna manera, el juego de los trileros, pues cada uno intenta esconder la bolita lo mejor posible.

La indiscutible, aunque muy escasa, victoria del PP en estas segundas elecciones, las dificultades políticas de configurar una alternativa a M. Rajoy y el riesgo de unas terceras elecciones, que desprestigiarían a nuestro sistema democrático, casi obligan a que se produzca la investidura de Rajoy.

Partiendo de esta base y considerando la mala imagen que, a pesar de su victoria, tiene el PP y la desconfianza que produce su candidato, todos los demás partidos prefieren que sean otros los que permitan la investidura y utilizan distintas tácticas para conseguirlo, pues nadie quiere ser el responsable  ni de apoyar a Rajoy ni de convocar otras elecciones.

Como su reino no es de este mundo, Unidos Podemos sigue con su matraca: No a Rajoy y la misma propuesta imposible de gobierno del 20D: PSOE + UnPo + nacionalistas separatistas. Les da igual las terceras elecciones o la unidad de España.

Ciudadanos ha planteado una estrategia muy lineal y un tanto simplona: voto negativo en el primer intento y abstención en el segundo. Sorprende que sea de forma gratuita sin poner ninguna condición política. Todas las propuestas de regeneración democrática que exigieron en Andalucía y Madrid en las autonómicas, parecen olvidadas. El principal propósito de esta estrategia parece ser "compartir el mochuelo" del apoyo a Rajoy con el PSOE, presionándole para que también se abstenga, se forme un gobierno y luego ya veremos.

En el PSOE, al que todos piden responsabilidad, como si fuera el único que uviera que tenerla, la situación está clara, hay un acuerdo unánime de votar no a la investidura en primera y segunda convocatoria. Para que el PSOE cambie esa posición y evitar las terceras elecciones y que los compañeros que admiten, o admitimos, que en determinadas circunstancias podría cambiarse de planteamiento, puedan hacer valer sus razones, es necesario que el PP pusiese mucho más sobre la mesa y hasta ahora se ha limitado a plantear un documento genérico y ambiguo, sin ningún compromiso concreto.

En cuanto a su estrategia es, cuando menos, sorprendente aunque responda al estilo de esperar sin moverse mucho de Mariano Rajoy. Como si fuera el Rey, convoca uno por uno a casi todos los partidos políticos para "charlar" con ellos y pedirles su apoyo, sin ningún planteamiento de gobierno y, posteriormente, envía un documento que es un simple corta y pega de su programa. Declara una y mil veces que le gustaría un gobierno de gran coalición, pero que  se conforma con un gobierno en minoría y dice que le corre prisa pues, se sospecha, que quiere irse de vacaciones cuanto antes.

Con este planteamiento solo ha conseguido la estéril abstención de C´s y, si no lo cambia, parece ir de cabeza a las terceras elecciones. ¿Será eso lo que pretende?

Sus sabios de cabecera han podido calcular que si el 26J el PP tuvo mejor resultado que el 20D, si hubiera una tercera convocatoria a lo mejor mejoraba. Si esa convocatoria produce desafección con la democracia, quizá al PP no le preocupe demasiado. La mayor abstención suele ser más de izquierdas que de derechas  y por tanto le favorece. Pablo Manuel Iglesias hizo un razonamiento parecido después del 20D y se dio "una hostia bíblica".

Tal vez ese taimado comportamiento sea solo fruto de la imaginación y a partir de la próxima semana, después de que el Rey le encargue formar gobierno, el PP presente un plan más realista a los demás partidos.

Si Rajoy sigue enrocado y no consigue la investidura ¿Sería posible que Pedro Sánchez se presentara? Esa posibilidad requeriría algunas condiciones que, de momento, no se dan. La base tendría que ser el pacto de progreso firmado la legislatura anterior con C´s que ahora, requeriría el apoyo afirmativo de Unidos Podemos, no bastaría con su abstención. Ni uno ni otro están por la labor por ahora.

La opción izquierda + nacionalista, que tanto gusta a Pablo Manuel I, necesitaría que los grupos catalanes y el propio UnPo renunciaran a plantear los referendos de autodeterminación en Cataluña y otras comunidades, lo que al día de hoy, tampoco parece fácil.

Hay todavía demasiadas incógnitas y habrá que esperar a ver como se desarrollan los acontecimientos, timposible queda aun que tapoco sobra. 

1 comentario:

  1. Ea, claro y diáfano: "timposible queda aun que tapoco sobra"

    ResponderEliminar